Síndrome de intersección del Antebrazo

El síndrome de intersección es un proceso inflamatorio no infeccioso de los tendones del segundo compartimento extensor del antebrazo, caracterizado por la presencia de dolor e hinchazón proximal al tubérculo de Lister del radio distal. Los síntomas se producen cuando los tendones del primer compartimento extensor (los tendones del abductor largo del pulgar y del extensor corto del pulgar) cruzan los tendones del segundo compartimento extensor (los tendones del extensor radial largo del carpo y del extensor corto radial del carpo)

La resonancia magnética es muy adecuada para mostrar los hallazgos del síndrome de intersección, especialmente con secuencias sensibles a los líquidos. El hallazgo más importante es la presencia de edema peritendinoso que rodea concéntricamente el segundo y el primer compartimento extensor, comenzando en el punto de cruce, 4-8 cm proximal al tubérculo de Lister y se extiende proximalmente. La peritendinitis puede ser un término más apropiado y más amplio, dado que es posible que no se encuentre líquido de la vaina del tendón en esta ubicación

El líquido intersticial puede rodear los tendones y las vainas del tendón o puede encontrarse en el intervalo entre ellos en el punto de intersección.

la anatomía de las vainas del tendón en esta ubicación es relevante para los hallazgos de la imagen. En el lado dorsal de la muñeca, los tendones extensores de los dedos y el pulgar pasan por debajo de una banda de tejido fibroso, el retináculo extensor. A diferencia del lado palmar, donde la mayoría de los tendones atraviesan un túnel carpiano común, los tendones del lado extensor están separados en seis compartimentos diferentes por tabiques de tejido conectivo. Después de pasar la muñeca, los tendones divergen en su camino hacia los dedos. Las vainas del tendón que recubren estos compartimentos se extienden proximalmente en relación con el retináculo extensor hasta un nivel cercano a las uniones miotendinosas, pero se cree que esto es variable y no está bien documentado en estudios anatómicos o de imágenes.

El edema subcutáneo leve adyacente al punto de intersección también es una característica, probablemente como resultado de la hiperemia circundante. Es posible que no haya signos de tendinosis (engrosamiento y anomalía de la señal), lo que refleja principalmente un fenómeno peritendinoso. El engrosamiento leve del tendón y las alteraciones morfológicas a menudo son subjetivos y plantean una serie de problemas de desempeño del observador cuando se intenta aplicar estos hallazgos de manera consistente en la práctica.

Bibliografia:

 https://www.ajronline.org/doi/10.2214/ajr.181.5.1811245

Facebooktwitterlinkedinyoutubeinstagram
Facebooktwitterlinkedin