CASO #210 ATLAS BIPARTITA

Paciente de sexo femenino de 41 años de edad que consulta por cefalea intensa hemicraneana de horas de evolución asociado a emesis central que llevó a la realización de una TCMC de cerebro.

Diagnóstico: Como hallazgo incidental se observó atlas bipartita.

Definición y clínica:

La división del atlas o bien atlas bipartita, es un hallazgo poco común de etiología congénita y que surge por la no fusión combinada de los arcos anterior y posterior de la primera vértebra cervical. Mayormente es asintomático, donde si produce síntomas suele ser dolor cervical crónico. Se encuentra habitualmente como hallazgo incidental, siendo importante su diferenciación de fracturas en casos de traumatismo de la columna cervical. La división de ambos arcos se encuentra en un 0.1% de la población general, mientras que la no fusión aislada del arco posterior se da en 1.5% a 5% y del anterior, en 0.1% a 0.7% (ver figura 1).

Figura 1. Se comparan el atlas común (A) de las variantes del atlas bipartita; (B) atlas bipartita, (C) hendida aislada del arco posterior, (D) hendida aislada del arco anterior. Ramdhan, et al.

Los defectos surgen de la embriogénesis única del atlas a partir de dos centros de osificación laterales, modo que no comparte con ninguna otra vértebra, donde la fusión del arco posterior empieza desde la séptima semana de gestación y culmina a los dos a tres años de edad. El arco anterior está compuesto por tejido conectivo fibroso al nacimiento donde un tercer centro de osificación surge hacia fines del primer año de vida, con fusión entre el séptimo a décimo año de vida.

Condiciones como el síndrome de Down que cursa con mayor laxitud de los ligamentos predispone al desarrollo de defectos de fusión del atlas, lo cual se atribuye al mayor rango de movimiento de la columna cervical durante el embarazo. El déficit neurológico, aunque raro, es más visto como parte de la no fusión aislada del arco posterior. Cuando ésta cursa con un fragmento óseo posterior libre, puede generarse interacción con la médula cuando el segmento se desplaza anteriormente ante la extensión del cuello.

Claves diagnósticas

Rx – La radiografía anteroposterior de boca abierta visualiza el atlas y axis, siendo la alineación inadecuada una señal de inestabilidad de la posición del atlas y defectos en su fusión. Para defectos de fusión del arco anterior es óptima la proyección anteroposterior, visualizando un aspecto engrosado y redondeado. Para el arco posterior es de preferencia la proyección de perfil, donde se visualiza mejor siendo que el C1 cuenta con la ausencia anatómica de una apófisis espinosa.

TC – La tomografía es el estándar de oro para el atlas bipartita, pudiendo visualizar las discontinuidades de los arcos del atlas y su ubicación habitual sobre la línea media con bordes esclerosados y corteza respetada, a diferencia de la fractura de Jefferson (ver figura 2), que es de topografía lateral con disrupción cortical y bordes agudos, adecuadamente visualizados en la tomografía ante un trauma cervical.

Figura 2. Diagrama que demuestra las diferencias morfológicas entre el atlas bipartita (A) y la fractura de Jefferson (B). Ramdhan, et al.

MRI – Se recomiendan imágenes por resonancia magnética ponderadas en T1, visión sagital, para la valoración de la médula espinal y su integridad en casos de déficit neurológico. La intensidad habitual del arco óseo es sustituida por vacío de la señal, donde el tejido conectivo sustituye la habitual osificación.

Diagnósticos diferenciales:

  • Hendida aislada del arco posterior
  • Hendida aislada del arco anterior
  • Fractura de Jefferson

Bibliografía de las figuras

Ramdhan RC, Palakunnel JJ, Saker E, Araujo MR, Johal J, Loukas M. The Split Atlas Anomaly: A Comprehensive Review. The Spine Scholar Volume 1, Number 1, 2017. Seattle Science Foundation. Disponible en línea en: https://static1.squarespace.com/static/554037b3e4b0da169013a32f/t/5c06a9984fa51a87426a2262/1543940506233/Spine+Scholar+paper4+pg37-44%2C2017+.+FINAL+V2.pdf

Hansen DS
UAP, Entre Ríos

 

Leer más

CASO # 209 RUPTURA TRAUMATICA DEL TENDÓN DEL MUSCULO CUADRICEPS

Paciente de 25 años, con  antecedente de Insuficiencia renal. Ingresa al servicio de urgencias por cuadro clínico de trauma en rodilla de 24 horas de evolución,  caracterizado en dolor intenso e impotencia funcional.

Diagnóstico: Ruptura traumática del Tendón del Cuádriceps Distal.

Definición y clínica: Las rupturas del tendón del cuádriceps son raras y generan una alta morbilidad. Presenta una incidencia de 1.37 por cada 100,000 habitantes; afectan predominantemente a hombres de mediana edad. Las rupturas ocurren con mayor frecuencia como resultado de un traumatismo directo o indirecto en la rodilla con una fuerte contracción excéntrica del tendón, otra causa son los cambios degenerativos asociados con el envejecimiento o las rupturas espontáneas asociadas con condiciones predisponentes como diabetes, insuficiencia renal crónica, gota y uso de antibióticos de quinolona, ​​entre otros. Los síntomas principales son dolor, impotencia funcional y la palpación de una brecha supra patelar.

Tratamiento: Quirúrgico.                                             

Claves diagnosticas:

Radiografía:

  • Perdida  de la sombra del cuádriceps.
  • Perdida de la radiolucencia a nivel de los tejidos blandos supra patelar con posible visualización del  tendón retraído y un fragmento óseo avulsionado del el polo proximal de la rótula.
  • Presencia de una rótula baja con un índice de Insall-Salvati  <0,8.

Ecografía:

Se observaría separación completa del tendón acompañado de la retracción muscular de su porción distal del músculo retraído puede simular una masa de partes blandas. El espacio que dejan los extremos musculares retraídos es ocupado por una imagen hiperecogenica (aguda) o hipo/anecogenica  (crónico) correspondiente a un hematoma que se acompaña del signo del bajado de la campana (corte longitudinal) y el signo del halo (corte axial).

MRI:

Las rupturas completas aparecen con disrupción del tendón y ocupación del espacio dejado por dicha ruptura con  líquido entre los extremos del tendón desgarrado y retraído, a menudo asociado con la flexión y la migración caudal de la rótula y una apariencia ondulante del tendón rotuliano.

Se evidencia ruptura completa del tendón del musculo cuádriceps, sobre su inserción a nivel del margen superior de la patela, evidenciando retracción del extremo proximal de 17mm la cual está ocupada por una colección heterogénea en probable relación con hematoma. Angulación descendente de la rótula y acortamiento del tendón rotuliano por pérdida del mecanismo de oposición cuadricipital.

Diagnóstico diferencial:

Fractura de la porción proximal de la patela.

Leer más
Sandra L. Cano M. Universidad Libre Cali – Valle Colombia

CASO #208 RUPTURA DE ANEURISMA DE AORTA ABDOMINAL

Paciente de 74 años con antecedente de aneurisma de aorta que concurre a control, se observa a 8 cm del origen de las arterias renales en hora 7, ruptura del saco aneurismático, formando saculación irregular de contenido hemático, al tiempo que es contenida por grasa mesentérica, presentando fuga parcial sanguínea sobre la gotiera cólica derecha.

Diagnostico: ruptura de aneurisma de aorta abdominal

Definición y Clínica:

Se considera dilatación aneurismática cuando excede los 35 mm de diámetro máximo o cuando la aorta infrarrenal es de 5mm mayor que la aorta renal. La incidencia de ruptura varia directamente con el tamaño del aneurisma, siendo insignificante en aneurismas menores de 39 mm de diámetro, el riesgo aumenta a mas del 20% anual en diámetros mayores de 50 mm, siendo 4 veces mayores en mujeres que en varones.

Menos de un tercio de los pacientes con ruptura de AAA contenido se ofrecen hemodinámicamente inestables, presentando la triada característica de dolor abdominal, dolor dorsal y masa pulsátil, haciendo difícil su diagnóstico clínico.

Factores predisponentes: aterosclerosis, fumadores, causas infecciosas (micóticas, sifilíticas), inflamatorias (Takayasu), congénito (Sd. De Marfan).

Claves Diagnosticas:

TC: se basa en la visualización de material irregular y de alta densidad que corresponde a sangre (+70 UH en estudios con contraste aprox.) que se extiende a los espacios adyacentes demostrando la extravasación, hematomas o zonas difusas de alta densidad.

signos indirectos: presencia de hematoma retroperitoneal, hematoma de la raíz del mesenterio y colección hemática sobre el psoas sin plano de clivaje con el saco aneurismático determinaran la ruptura contenida o inminente del aneurisma.

MRI: debido al tiempo de obtención de imágenes en monitorización de enfermos críticos no se evalúa en pacientes con sospecha de ruptura de AAA.


significativa dilatación aneurismática de la aorta abdominal clasificación Stanford B, la cual inicia desde el ostium de las arterias renales y se hace extensiva hasta 13 cm sobre la bifurcación origen de las iliacas primitivas, proyectándose dicha dilatación sobre el extremo derecho acompañada de trombo mural sobre hora 12 y 7 del reloj.

Diagnósticos Diferenciales:

Son pocos frecuentes los falsos positivos, siendo las masas retroperitoneales (duodeno opacificado, fibrosis perianeurismáticas, linfadenopatía, masas en el psoas) que acompañan a pacientes con AAA, pudiendo confundir con zonas de rupturas.

Tratamiento:

Quirúrgico o vascular, siendo esta ultima el de elección no solo en pacientes de alto riesgo quirúrgico sino también, dependiendo del tamaño, angulación y cuello del aneurisma como así también su diámetro.

Leer más
Dr. Matias Andres Villatarco Universidad Nacional de La Rioja

Caso # 205 Tumor Neuronal Multinodular y Vacuolar de Cerebro. Una nueva Neoplasia Cerebral?

Dr. Javier Martinez.
Especialista Diagnostico por Imagenes UNC. Argentina.

Definición y clínica:

Es un tumor descripto en 2013 y clasificado en la nueva revisión de neoplasias cerebrales de la OMS del 2016. está relacionado con tumores de células ganglionares Aunque cabe mencionar que se te trata como una entidad provisional la cual probablemente en la siguiente clasificación será revalorada. Clínicamente  algunos pacientes pueden presentar convulsiones o simplemente ser un hallazgo. 

Read More

CASO # 204 SÍNDROME DEL NERVIO INTERÓSEO POSTERIOR

Paciente femenina de 46 años. Dolor de tres meses de evolución sobre el antebrazo y codo derecho, sin alteraciones de la sensibilidad.

Diagnóstico:  Síndrome de nervio interóseo posterior, también conocido como síndrome del nervio radial profundo o síndrome supinador

Definición y clínica: Se trata de una neuropatía periférica por compresión, la clínica es inespecífica y se puede presentar con dolor a nivel del antebrazo o debilidad de los músculos extensores.

El sitio más común de compresión nerviosa es el borde proximal del músculo supinador sobre la arcada de Frohse.  Otros sitios potenciales de compresión son articulación radiohumeral anterior por adherencias fibrosas de la cápsula, vasos sanguíneos recurrentes anormales, adherencias fibrosas en el margen del músculo extensor radial corto del carpo y el margen distal del músculo supinador , también puede ser causado por el uso excesivo, compresión externa, fractura de cabeza radial, tumores de tejidos blandos (gangliones, lipoma), artritis séptica, condromatosis sinovial o sinovitis reumatoide.

El nervio radial y el nervio interóseo posterior normales, son estructuras hipointensas en imágenes axiales ponderadas en T1.

Claves diagnosticas:  Es difícil poder visualizar la estructura anatómica que genera la compresión, por lo tanto, el diagnóstico del síndrome del nervio interóseo posterior se basa principalmente en la visualización del nervio hiperintenso en las secuencias T2 fat sat o STIR  y  con edema muscular neurogénico el cual es visible en etapas agudas y subagudas de la denervación iniciando 24-48 horas después de la denervación mostrando músculos hiperintensos en las secuencias T2 fat sat y  STIR,  patrón de denervación muscular

La atrofia de la muscular grasa se observa en la fase crónica de la denervación completa y se observa con disminución del volumen muscular e hiperintensidad en imágenes ponderadas en T1 en comparación con la musculatura adyacente.  

Tratamiento:

El tratamiento conservador se realiza en aquellos pacientes con síntomas leves intermitentes, con modificación de la actividad física, evitar movimientos repetitivos y compresiones externa (ej, muletas). Asociado al uso de agentes antiinflamatorios.

Se recomienda cirugía en pacientes con cuadros leves que no se recuperan clínica o electromiografica en 4 meses o en paciente con compromisos severos.

Diagnóstico diferencial:

Epicondilitis lateral o codo de tenista.

Otros síndromes de dolor crónico del antebrazo.

MRI codo derecho protocolo estándar CDV: Se objetiva un tenue incremento de señal en secuencias sensibles a fluido, particularmente STIR sobre la intersección del musculo supinador, de igual forma se observó tenue incremento de señal sobre el resto de los componentes de la Arcada de Frohse con un tenue incremento en sus coeficientes de magnetización. Javier Martínez. MD
R.J. Spinner, P.C. Amadio / Clin Plastic Surg 30 (2003) 155–173

Leer más
Dr. Jhon Escudero R. Universidad Tecnológica de Pereira. Pereira Colombia.

CASO #203 TUMOR DE KRUKENBERG

Paciente de 34 años, con antecedente de enfermedad de Ca gástrico con tratamiento quimioterapico terminado hace 5 meses. Ingreso al servicio de urgencias por un cuadro dolor abdominal de dos semanas de evolución.

Diagnóstico: Tumor de Krukenberg

Definición y clínica: son metástasis ováricas secundarias, poco frecuentes representan el 1-2% de las neoplasias ováricas, aparecen  por lo general en mujeres premenopáusicas a  edades más tempranas que los tumores primarios de ovario, presentando rápida progresión y  peor pronóstico. El 70 a 90% de los adenocarcinomas mucosecretores que causan el tumor de Krukenberg se originan en la mucosa gástrica,  14% en la mucosa cólica,  5% en páncreas o vesícula biliar ,  2% en el apéndice y en menor frecuencia de cáncer de mama y pulmonar.  El adenocarcinoma gástrico generalmente del tipo histológico de células en anillo de sello es el más común y pueden deberse a la diseminación intraperitoneal de cáncer gástrico localmente avanzado o diseminación linfática en ausencia de invasión gástrica serosa.

El tumor de Krukenberg representa el 1 a 2% del total de neoplasias ováricas. Sus síntomas son inespecíficos puede aparecer signos de virilizacion, hirsutismo o alteración del ciclo menstrual, dolor abdominal, masa pélvica, hemorragias digestivas o ascitis. En la mayoría de los casos se diagnostica simultáneamente con la neoplasia primaria, mientras que un 20 a 30% casos se presenta como la primera manifestación de la neoplasia primaria. Hasta el 70% de los casos se presenta de forma bilateral.

Claves  diagnosticas: características de  imagen no son específicas, consisten en componente  mixtos (solido /liquido, predominantemente sólidas), siendo  difícil diferenciarlo de otras neoplasias ováricas, suelen ser bilaterales y de gran tamaño.

Ecografía: presentan  márgenes bien definidos, con patrón sólido hiperecogénico y alguna pequeña formación quística en su interior de gran tamaño, bilaterales. En el estudio Doppler se objetiva la presencia de grandes vasos penetrando en la lesión desde la periferia y ramificándose en su interior.

TC:

Se  visualizan como lesiones ováricas heterogéneas predominantemente solidas, de bordes delimitados presenta realce luego de la administración de contraste   endovenoso, características poco diferenciables con las del tumor primario. 

Este  estudio es útil para buscar  la presencia de lesión primaria y valorar la extensión del tumor.

RM:

Los hallazgos  característicos en RM  lesiones ováricas complejas bilaterales de gran tamaño con componentes son un componente sólido hiperintenso en T1 e hipointenso en T2, que corresponde a la reacción estromal densa, y un componente interno hiperintenso en secuencia  T2, que corresponde al componente mucinoso. Presenta  realce parietal luego de administración de medio de contraste intravenoso.

PET/TC:

Se lo utiliza para valoración completa y detección de  lesiones metastásicas en otras localizaciones.

Como dato relevante Se observa extensa lesión expansiva que mide 190 mm transverso x 220 mm de diámetro cefalocaudal aproximados, la cual si bien debido al tamaño el órgano de dependencia es dificultoso su determinación. Se pueden observar la dependencia tanto en su pedículo aferente como eferente proveniente de los vasos ováricos y ilíaca primitiva izquierda siendo compatible con lesión metastásica ovárica en primer instancia. De manera concomitante se objetiva lesión de similares características Aunque de menor tamaño sobre el ovario derecho midiendo aproximadamente 60 mm en su eje longitudinal por 40 mm de transverso correspondientes metástasis ovárica derecha. Se observa cámara gástrica demuestra un engrosamiento franco tanto en el fundus como calle gástrica, aunque es más pronunciado sobre la curvatura menor y techo pudiendo objetivarse sobre el fundus gástrico particularmente restricción relativa de la difusión de agua, se visualiza edema epigástrico atribuible a infiltración mesentérica.
Sobre el ombligo y región periumbilical se pone en evidencia un engrosamiento dérmico con infiltración de celular subcutáneo dato que deberá ser correlacionado con inspección directa altamente sugestivo de corresponder a nódulo de la hermana Mary Joseph.

Diagnósticos diferenciales:

Tumor  primario de ovario:

Cistoadenocarcinoma : seroso, mucinoso

Carcinoma epidermide

Tecoma

Fibroma

Linfoma

Teratoma

Zully Morayma Lucero Vasco Pontificia Universidad Católica del Ecuador

Leer más

CASO #202 HEMATOMA SUBDURAL BILATERAL

Paciente mujer de 76 años de edad, ingresa por deterioro de sensorio. Se realiza TCMC de cerebro sin constraste, en la que se evidencia a nivel fronto-temporo-parietal bilateral, colecciones de contenido hipodenso con áreas de hiperdensidad, ejerciendo efecto de masa sobre las estructuras subyacentes.

Diagnóstico: Hematoma subdural bilateral subagudo a crónico.

Definición y clínica: es una hemorragia en el espacio virtual comprendido entre la duramadre y la aracnoides, que no respeta suturas, que puede comprimir y desplazar el cerebro subyacente. Se da en un 15-20% de los hematomas subdurales de los adultos, y en un 75-80% de los infantiles. La causa más frecuente es la traumática, y los factores de riesgo asociados son: hemodiálisis, edad avanzada, anticoagulantes, entre otras. La sintomatología varía desde lo asintomático al deterioro de sensorio, pudiendo acompañarse de signo-sintomatología dada por el efecto de masa, lesión cerebral difusa e isquemia secundaria.
En el caso particular de los pediátricos, si son recurrentes, sospechar causa traumática no accidental. El pronóstico más desfavorable se debe a los que se generan rápidamente, retraso en la evacuación de lesiones significativas, pacientes mayores de 65 años, accidentes de moto, efecto de masa importante.

Se clasifica según su tiempo evolutivo en: Agudo (6hr a 3días), con un 35-50% de mortalidad, Subagudo (3días a 3sem) y Crónicos (> 3sem). Los dos últimos son más frecuentes en personas mayores, y pueden crecer lo suficiente como par generar efecto de masa.

Diagnóstico por imágenes: la presentación varía según el estadio evolutivo. La tomografía es el estudio principal a realizar para la evaluación del hematoma, luego de dos semanas del evento agudo, se sugiere complementar con Resonancia Magnética, para mejor valoración de las lesiones cerebrales asociadas.

  • Hiperagudos: <6hs, en la tomografía se van a presentar mayormente hipodensos. En Resonancia, en la secuencia T1W1 es isointenso, y en T2W1, iso/hiper-intenso.
  • Agudos: en la tomografía el 60% se van a ver hiperdensos homogéneos, 40% hiper/hipo-densos por presencia de sangrado activo, realzan a la aplicación de contraste. Tener en cuenta que en pacientes con anemia o coagulpatías, pueden ver iso-/hipo-densos. En Resonancia, en secuencia T1W1 se verá iso-/hipo-intensos, mientras que en T2W1, son hipointensos.
  • Subagudos: pueden presentarse hipo/iso-densos en la tomografía, y en ambas ponderaciones de resonancia se ven hiperintensos con disminución gradual de la intensidad en T1.
  • Crónicos: pueden presentar tabiques, el 1-2% tiene calcificaciones, son mayormente hipodensos, se neo-vascularizan las membranas adyacentes, por lo que pueden captar contraste y generar sangrados nuevos. En la resonancia se van a ver mayormente isointensos en T1, en caso de re-sangrado se verán regiones hiperintensas en T1 e hipointensas en T2.

Diagnósticos diferenciales: Higroma, Hematoma epidural agudo

Dra. M. Belén Montani U.B.A

Leer más

CASO # 201 ENFERMEDAD RENAL POLIQUÍSTICA AUTOSÓMICA DOMINANTE

Paciente masculino de 40 años de edad, con diagnóstico previo de enfermedad poliquística renal autosómica dominante, valorado con MRI por dolor abdominal. 

Diagnóstico: Enfermedad renal poliquística autosómica dominante.

Definición y clínica:  Durante la infancia es principalmente asintomática, pero puede presentarse como hipertensión arterial y quistes renales múltiples en esta etapa; En la edad adulta se presenta con HTA en el 50-70% de los casos, asociado a deterioro progresivo de la función renal, requiriendo terapia de remplazo renal entre la 5ta y 7ma década de vida, 10% a 11% de los pacientes con esta entidad presentan aneurismas intracraneales.

La enfermedad renal poliquística autosómica dominante, tiene una incidencia de 1 cada 1000 personas, es una patología hereditaria, aunque 5% al ​​15% de los casos son el resultado de una mutación esporádica de novo, sin antecedentes familiares identificables.

Claves diagnosticas: Las imágenes de ecografía, TC y RM muestran quistes renales simples generalmente, con ubicación cortical y medular, los cuales aumentan de tamaño y número con el tiempo, se presenta litiasis renal asociada y presencia de quistes en otras ubicaciones más comúnmente en el hígado, el páncreas, vesículas seminales y las membranas aracnoideas.

Tratamiento:

La enfermedad poliquística autosómica dominante, es progresiva y no tiene tratamiento específico. El control de la presión arterial y la minimización de la exposición nefrotóxica son la recomendación actual y en el caso de quistes sintomáticos grandes se tratan con aspiración guiada por imagen y escleroterapia con etanol reportando excelentes resultados a largo plazo.

Ambos riñones se presentan significativamente dismórficos debido a la presencia de múltiples imágenes de aspecto quístico con señal predominantemente liquida, aunque algunos presentan señal mixta con hemosiderina y sangre en distintos estadios evolutivos, presentando la mayoría de las lesiones facilitación de la difusión de agua, se observa una discreta cantidad de líquido que discurre caudal al polo inferior del riñón izquierdo y sobre el segmento intra-pélvico del musculo psoas iliaco izquierdo, hecho que podría ser atribuible a ruptura de algún quiste, no pudiendo descartar otra etiología. Glandular hepática, presenta múltiples imágenes de comportamiento quístico entre 2mm y 20mm de diámetro promedio, distribución multi-segmentaria, sin presentar la glándula organomegalia.
Javier Martínez. MD

Leer más
Dr. Jhon Escudero R. Universidad Tecnológica de Pereira. Pereira Colombia.

CASO #200 EPIDIDIMITIS

Paciente masculino de 42 años de edad que consulta por dolor y eritema en la región testicular izquierda de tres días de evolución.

Diagnóstico: Epididimitis

Definición y clínica:

La epididimitis es una de las causas más comunes de dolor escrotal agudo. En varones mayores de 35 años, la etiología más común es la Escherichia coli, a modo de infección retrógrada con punto de partida de una infección urinaria baja. Por esta naturaleza de progresión suele verse afectada la cola antes del cuerpo y la cabeza del epidídimo. La afectación testicular, denominada orquiepididimitis, sucede en un 20-40% de los casos. Sin tratamiento, la epididimitis puede progresar hasta complicarse con la formación de un absceso o bien al infarto testicular, si el tratamiento con antibióticos es ineficaz, lo cual es indicación de drenaje quirúrgico.

Claves diagnósticas

US

La ecografía es el método de elección del escroto agudo siendo ampliamente disponible, bien tolerado y con buena exactitud diagnóstica, sin uso de irradiación ionizante. Se debe utilizar transductor lineal de alta frecuencia (7.5 – 12.0 MHz) y con el pene colocado sobre el abdomen en posición anatómica.

En modo de escala de grises, el epidídimo se observa de características ya sea normales o bien, con un aumento del tamaño y de aspecto hipoecogénico y heterogéneo, debido a edema. Se aprecia un aumento de la señal Doppler color propio de la hiperemia, que puede ser el único signo ecográfico cuando las imágenes en modo de escala de grises sean normales.

La formación de absceso se visualiza en modo de escala de grises como un área hipoecogénico central sin captación de Doppler color, debido al proceso de licuefacción.

Permite visualizar la presencia de gas y de líquido en los tejidos subcutáneos en caso de sospecha de infección necrotizante conocida como gangrena de Fournier, que cursa con afectación de las fascias profunda y superficial, ya sea como complicación de la epididimitis o diagnóstico diferencial, siendo mayor la sensibilidad ante la sospecha de esta entidad la TCMC de abdomen y pelvis con contraste endovenoso.

MRI

La resonancia magnética es un método destinado a la solución de casos problemas, no siendo un método de valoración inicial en el escroto agudo dada su escasa disponibilidad y la duración prolongada del estudio.

Diagnósticos diferenciales:

  • Orquiepididimitis
  • Gangrena de Fournier
  • Torsión testicular
Hansen DS UAP, Entre Ríos

 

Leer más

CASO # 199. VOLVULO DEL COLON SIGMOIDE

Paciente de 84 años, con  antecedente de enfermedad de Parkinson. Ingreso al servicio de urgencias por un cuadro clínico de 72 horas de evolución  caracterizado en dolor abdominal en fosa iliaca derecha que se irradiaba a hipogastrio.

Diagnóstico: Vólvulo del colon sigmoide

Definición y clínica: Es la torsión del asa sigmoidea sobre su eje mesentérico. El sigmoide es el sitio más común de vólvulo de colon, representando el 60% al 75% de todos los casos. Con una tasa de mortalidad  del 20-25%. Es una causa común de obstrucción del intestino grueso en ausencia de neoplasia y enfermedad diverticular. Es común en los pacientes ancianos. Los factores de riesgo son: Estreñimiento crónico, Colon sigmoide redundante, Enfermedad de Chagas, Dietas altas en fibra, Embarazo, Asociación con enfermedades como: Enfermedad de Parkinson, Esclerosis múltiple. El principal síntoma es  la presencia de un dolor abdominal inespecífico  asociado a vómito, incapacidad para la defecación o la expulsión de gases  y distensión abdominal. La complicación más grave es la isquemia  intestinal. Su tratamiento es quirúrgico y va a depender del tiempo evolutivo de la torsión.

Claves diagnosticas:

Radiografía:

  • Signo “exposición norte” :  Distensión de asa intestinal, que surge de la pelvis y se extiende cranealmente más allá del colon transverso
  • Signo “grano de café” : Forma que puede adoptar el colon sigmoide dilatado.
  • Signo del “circuito cerrado”  . Es cuando el colon tiene una forma de U  (La visualización de la dilatación del colon entre los dos puntos de la obstrucción)
  • Ausencia de gas a nivel rectal.

Tomografía:

  • Signo del “giro”  .  Torsión del mesenterio y los vasos mesentéricos.
Como dato dominante se observa significativa dilatación de todo el trayecto del colon en su tres porciones, objetivando sobre la zona de transición del colon descendente con sigmoide un área de stop asociado a incremento de densidad vascular y signo de “arremolinamiento” vascular y mesentérico en sentido anti horario con punto de inflexión a manera de anclaje sobre la mucosa intestinal, hallazgos en relación a vólvulo sigmoideo.
Dx pre- quirúrgico y post- quirúrgico: Vólvulo del sigmoide.

Diagnóstico diferencial:

  • Obstrucción del intestino grueso por otras causas (Neoplasias)
  • Vólvulo cecal
  • Seudo- obstrucción del colon.

Leer más
Sandra L. Cano M. Universidad Libre Cali – Valle Colombia