CASO #210 ATLAS BIPARTITA

Paciente de sexo femenino de 41 años de edad que consulta por cefalea intensa hemicraneana de horas de evolución asociado a emesis central que llevó a la realización de una TCMC de cerebro.

Diagnóstico: Como hallazgo incidental se observó atlas bipartita.

Definición y clínica:

La división del atlas o bien atlas bipartita, es un hallazgo poco común de etiología congénita y que surge por la no fusión combinada de los arcos anterior y posterior de la primera vértebra cervical. Mayormente es asintomático, donde si produce síntomas suele ser dolor cervical crónico. Se encuentra habitualmente como hallazgo incidental, siendo importante su diferenciación de fracturas en casos de traumatismo de la columna cervical. La división de ambos arcos se encuentra en un 0.1% de la población general, mientras que la no fusión aislada del arco posterior se da en 1.5% a 5% y del anterior, en 0.1% a 0.7% (ver figura 1).

Figura 1. Se comparan el atlas común (A) de las variantes del atlas bipartita; (B) atlas bipartita, (C) hendida aislada del arco posterior, (D) hendida aislada del arco anterior. Ramdhan, et al.

Los defectos surgen de la embriogénesis única del atlas a partir de dos centros de osificación laterales, modo que no comparte con ninguna otra vértebra, donde la fusión del arco posterior empieza desde la séptima semana de gestación y culmina a los dos a tres años de edad. El arco anterior está compuesto por tejido conectivo fibroso al nacimiento donde un tercer centro de osificación surge hacia fines del primer año de vida, con fusión entre el séptimo a décimo año de vida.

Condiciones como el síndrome de Down que cursa con mayor laxitud de los ligamentos predispone al desarrollo de defectos de fusión del atlas, lo cual se atribuye al mayor rango de movimiento de la columna cervical durante el embarazo. El déficit neurológico, aunque raro, es más visto como parte de la no fusión aislada del arco posterior. Cuando ésta cursa con un fragmento óseo posterior libre, puede generarse interacción con la médula cuando el segmento se desplaza anteriormente ante la extensión del cuello.

Claves diagnósticas

Rx – La radiografía anteroposterior de boca abierta visualiza el atlas y axis, siendo la alineación inadecuada una señal de inestabilidad de la posición del atlas y defectos en su fusión. Para defectos de fusión del arco anterior es óptima la proyección anteroposterior, visualizando un aspecto engrosado y redondeado. Para el arco posterior es de preferencia la proyección de perfil, donde se visualiza mejor siendo que el C1 cuenta con la ausencia anatómica de una apófisis espinosa.

TC – La tomografía es el estándar de oro para el atlas bipartita, pudiendo visualizar las discontinuidades de los arcos del atlas y su ubicación habitual sobre la línea media con bordes esclerosados y corteza respetada, a diferencia de la fractura de Jefferson (ver figura 2), que es de topografía lateral con disrupción cortical y bordes agudos, adecuadamente visualizados en la tomografía ante un trauma cervical.

Figura 2. Diagrama que demuestra las diferencias morfológicas entre el atlas bipartita (A) y la fractura de Jefferson (B). Ramdhan, et al.

MRI – Se recomiendan imágenes por resonancia magnética ponderadas en T1, visión sagital, para la valoración de la médula espinal y su integridad en casos de déficit neurológico. La intensidad habitual del arco óseo es sustituida por vacío de la señal, donde el tejido conectivo sustituye la habitual osificación.

Diagnósticos diferenciales:

  • Hendida aislada del arco posterior
  • Hendida aislada del arco anterior
  • Fractura de Jefferson

Bibliografía de las figuras

Ramdhan RC, Palakunnel JJ, Saker E, Araujo MR, Johal J, Loukas M. The Split Atlas Anomaly: A Comprehensive Review. The Spine Scholar Volume 1, Number 1, 2017. Seattle Science Foundation. Disponible en línea en: https://static1.squarespace.com/static/554037b3e4b0da169013a32f/t/5c06a9984fa51a87426a2262/1543940506233/Spine+Scholar+paper4+pg37-44%2C2017+.+FINAL+V2.pdf

Hansen DS
UAP, Entre Ríos

 

Leer más